Archivo de la etiqueta: Organización cuasi-p2p

¿Qué es una organización p2p?

Un organización p2p (“peer-to-peer”, o “de par a par”) es un tipo de organización formal en la que todos sus miembros se reconocen entre ellos como pares y que, como organización, solo formará parte de estructuras organizativas más amplias si éstas se reconocen entre ellas a su vez como pares. Dicho esto, para que la definición de organización p2p sea operativa y no una mera tautología, es preciso clarificar qué significa ser “par” y en qué condiciones los miembros de una organización pueden reconocerse como pares.

relacionp2p¿Cómo reconocemos a alguien como un par? Podemos caer en la tentación de definir a un par en términos de características de las personas (por ejemplo, conocimientos similares, habilidades similares, valores similares,…) o identitarios (nacionalidad, raza, religión, etc.). Pero la idea de par se comprende mejor no como alguien que es como uno mismo sino como alguien con el que uno quiere estar.

Pero la idea de par se comprende mejor no como alguien que es como uno mismo sino como alguien con el que uno quiere estar.

Ya que cada persona es distinta, tratar de construir una organización con personas exactamente iguales sería imposible (y el mismo intento, una pesadilla). En cambio, construir una organización con personas a las que les gusta considerarse pares tiene todo el sentido del mundo. Esta distinción tiene una consecuencia importante: un par solo puede ser definido como par en tanto tiene un par, y lo que hace posible que se llamen pares entre ellos es la existencia de cierto tipo de relación. En esta relación p2p, ambos se sienten confortables con la idea de ser pares, y esta reciprocidad solo se puede mantener en cuanto ambos están de acuerdo en la forma en la que se ha establece esta relación de paridad. Por tanto, un aspecto clave es la agencia de las partes. La palabra agencia proviene del latín agere y significa “hacer”, actuar de tal forma que se produzca un efecto. Sofía y Juan serán pares si pueden definir juntos en qué consiste su paridad, y esa es la agencia primaria que regula el resto de agencias una vez se han reconocido como pares.  Lo que les hace pares es que pueden definir qué les convierte en pares, y en consecuencia, qué efecto tiene en lo que pueden/deben hacer y no pueden/deben hacer debido a esa relación de paridad. Ya que el “hacer”, junto a la satisfacción de reconocerse como par, es lo que constituye la misma esencia de la relación p2p, esta relación se establecerá libremente en términos en los que ambas partes serán capaces de hacer más cosas o hacer cosas distintas gracias a ella. De esta forma, las eventuales características personales comunes que existan entre los pares que forman parte de una organización p2p no son la causa por las que son pares, sino consecuencia de ser pares.

Las relaciones p2p en general no se establecen de forma deliberativa y contractual a priori, si no que se definen de forma dinámica en el seno de la organización p2p a lo largo del tiempo y en base a esa afinidad (intelectual y emocional) inaugural. Requieren ajustes continuos, gigantes o apenas perceptibles, porque las condiciones en las que se tienen que desarrollar, cambian. Ya que esos cambios deben ser aceptados por todos sin coerción para mantener así la reciprocidad efectiva en términos de agencia, las organizaciones p2p requieren una diálogo continuo entre pares. En ocasiones los ajustes alejan a algunos miembros de la organización o atraen a otros. O puede ser que no se realicen ajustes, o no exista acuerdo suficiente, y la organización p2p se disuelva, o se convierta en una organización que no sea p2p.

Donde es más fácil encontrar Organizaciones p2p es en el ámbito privado de socialización. Un grupo de amigos que se reúnen para jugar a juegos de cartas o de tableros, para hacer barbacoas los domingos, o un “club de lectura”. Se trata generalmente de grupos de amigos que deciden reunirse ocasionalmente o de forma periódica para hacer algo juntos. Cuanto mayor o más complejo es el objeto de esa agencia colectiva, menos común es encontrar organizaciones p2p, y estos es así en el contexto de las empresas actuales.  En lo que conocemos como “sociedades primitivas”, las funciones productivas se realizaban/realizan en organizaciones p2p, porque las estructuras igualitarias eran/son las más comunes. De forma patente, el progreso tecnológico hizo que esas estructuras igualitarias fueran menos comunes en el ámbito de la producción, y en particular en el momento en el que la economía se volcó en la acumulación de capital para favorecer grandes escalas de producción, que resultaban más competitivas al reducir el coste marginal de fabricación. Las organizaciones p2p orientadas a la producción y el mercado nunca han desaparecido; fueron resistentes al cambio en el medio rural (comunas, cooperativas) e incluso resurgieron, principalmente en ese medio, como es el caso de los kibbutz. Pero también sabemos que algunas de las empresas más importantes de la actualidad fueron en sus inicios organizaciones p2p. Es la imagen de unos amigos en un garaje o en el dormitorio de una residencia de estudiantes que fundan una start-up y que comparten hasta lo que comen.

Una hipótesis que sustenta este blog es que los cambios sociales, culturales y tecnológicos que se están produciendo abren la posibilidad a las organizaciones p2p de ser más competitivas, en el sentido capitalista de término, que el resto. Desde el punto de vista del análisis económico, asistimos a una progresiva disipación de las rentas y a una creciente descomposición de los mecanismos políticos y jurídicos que las sustentaban (crisis de la propiedad intelectual, crisis de la representatividad política frente a los mercados, etc.), así como una crisis de las grandes escalas de producción, que son batidas por organizaciones con gran agilidad y capacidad de innovación, pequeña escala de producción basada en conocimiento libre, capacidad de financiación comunitaria (criptomonedas) o por mecanismos de pre-venta (crowfunding) y gran alcance en el mercado mundial gracias a Internet (economía directa). Desde un punto de la teoría de la gestión, asistimos a un zig-zag de teorías de la gestión que basculan entre las modas que ponen el acento en el control, y las que ponen el acento en el compromiso de las personas, cuya tensión están conduciendo a una interdepedencia colaborativa. Pero aunque hay investigación y teoría sobre economía política p2p, producción p2p, valor p2p, etc. apenas existe un esfuerzo para redefinir la teoría de la gestión de forma que sea útil a las organizaciones p2p emergentes. Al no disponer de una teoría alternativa,  estas organizaciones abandonan su estructura p2p en cuanto crece la complejidad o el tamaño de su empresa. El objeto de este blog es por tanto, desarrollar una teoría del management y la organización más amplia que de respuestas a los retos de las organizaciones p2p.

El objeto de este blog es por tanto, proponer una teoría del management y la organización más amplia que de respuestas a los retos de las organizaciones p2p.

Para terminar este apartado de definiciones, llamo organización cuasi-p2p a aquella organización que crece en base a nuevos miembros que seadhieren  a los acuerdos que hicieron los miembros más activos de una organización concebida inicialmente como organización p2p, y que no participan activamente en un diálogo permanente de actualización de los términos de paridad. Esta delegación de funciones hace el crecimiento organizativo más rápido, pero a la vez menos robusto. En cualquier caso, tenemos que tener en cuenta que una organización p2p pura es una abstracción difícil de encontrar en la realidad. Será una cuestión importante comprobar en qué condiciones las organizaciones se acercan a este “tipo ideal”, o en qué medida y en qué condiciones las Organizaciones cuasi-p2p pueden mantener las propiedades de una organización p2p.

Nota de provocación: la flexibilidad de esta definición de organización p2p y relación p2p deja la puerta abierta a propuestas rompedoras que quieran extender la relación de paridad con objetos. Las condiciones materiales en las que las que emergen las organizaciones p2p muestran que podemos entender que las objetos tienen cierta forma de agencia, y que como apuntan algunos autores como Latour, se podría incorporar objetos en el proceso dialógico de construcción de una organización p2p, en una suerte de “parlamento de las cosas”.